¿Y antes de la globalización que?

Cuanto me gustaría saber como se sentían antes las personas sin estar condicionadas, o al menos sin éste condicionamiento semi-absoluto del que "disfrutamos" hoy en día.

Un mundo donde las opiniones las forja el conocimiento y la experiencia, un mundo sin mass-media, ni masas de zombies obsesionadas con el articulo absurdo de moda, una sociedad sin influencias. Sería algo digno de admirar, seguro.

Hoy por hoy lamentablemente ésta idea es algo tan absurdo, una utopía irrealizable, y cada segundo que transcurre más y más lejana.

En estos tiempos donde hay una televisión no en cada hogar, sino en cada habitación, nos encontramos antes de una curiosidad de Tokio que de una muerte en nuestra ciudad, la antigua fórmula romana ha sido perfeccionada hasta tal punto, que ha conseguido abarcar a toda persona, fútbol, prensa amarilla, telebasura, noticiarios más manipulados que un pedazo de plastilina de una clase de parvulario...

Y más...

Todos nos vemos atrapados en el sistema, nos hipotecan, nos restan libertades, todo en nuestras narices y bajo nuestro consentimiento.

La utopía de una sociedad libre, crítica y con valores propios no impuestos se ha vuelto infactible, todos somos esclavos de los grandes adinerados, todos repetimos inconscientes frases puestas en nuestras bocas, en cierto modo vivimos poseídos por la realidad que nos han impuesto, esta falsa realidad que a base de repetirla mil veces han hecho real.

¿Y en éste planeta globalizado que esperanza queda? Yo sé que me revolveré, protestaré y me resistiré hasta que no me quede sangre en las venas o criterios propios en mi mente, pero... ¿Que hará la sociedad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario